martes, 8 de noviembre de 2011

La traición de Eros

El amor decidió abandonarla un día funesto...
esa cruel realidad quiebra y desorienta sus sentidos...
No supieron retener al amor, y él les devolvió con creces su inexorable venganza.
Nadie sabe lo que hay en cada corazón, y en cada mente, sólo resta la impotencia y el dolor en el pecho que quema y golpea como un martillo...
Mientras el tiempo pasa lentamente, ese tiempo es eterno, paciente y doloroso, pero tiene fin, aunque su proceso se sienta infinito.
Creyó solo y solamente en ese amor y esa fue su peor decisión. Ahora la gigantesca soledad los separa y el silencio se convierte en un golpeteo interminable...
La paz aparece, más no se deja atrapar fácilmente.
El amor los abandonó, pero les quedó la memoria de una hermosa estadía en un pequeño paraiso sólo para los dos.